Videos con los personajes del mundo

Loading...

Celia Cruz (1922-2003) cantante cubana


Celia Cruz (1922-2003), cantante cubana considerada a lo largo de cinco décadas como una de las reinas indiscutibles de la salsa.
Nació el 21 de octubre de 1922 en Santos Suárez, un barrio humilde de La Habana, hija de un fogonero de ferrocarril llamado Simón Cruz y de una ama de casa entregada, Catalina Alfonso. Siendo muy joven, mientras cursaba estudios de magisterio, frecuentó los programas de radio donde se daba oportunidad a los artistas noveles y a los aficionados a la música afrocubana en general. Fue en la más prestigiosa de estas emisiones, La Corte Suprema del Arte, donde consiguió su primer premio (quince dólares) cantando un tango, “Nostalgia”. Deslumbrada por el universo de los hermanos Contreras, la orquesta de Senón Álvarez, las canciones de Joseíto Fernández —compositor de temas del relieve de “Guantanamera”—, y, sobre todo, la personalidad de la estrella de la década de 1920 Paulina Álvarez, Celia Cruz comenzó a trabajar en clubes nocturnos y cabarés de la capital, saltando por encima de los prejuicios que regían en el más famoso de esta clase de locales, el Tropicana, que impedían actuar a las artistas negras.
Desde 1950 se convirtió en la voz de la orquesta Sonora Matancera, y ya entonces fue llamada ‘la Reina Rumba’. Con la Sonora Matancera, una banda que cultivaba los ritmos negros y daba predominio a la trompeta, en contraste con las orquestinas de baile a la sazón muy en boga, se trasladó en 1959 a México. Ocurrió ante el triunfo de la guerrilla revolucionaria comandada por Fidel Castro, paradójicamente uno de sus más fervientes admiradores, que acto seguido la acusó de deserción. En 1961, ya casada con el trompeta Pedro Knight, se estableció en Estados Unidos; a partir de ese momento, además de realizar su trabajo con la Sonora, empezó a colaborar con músicos como Larry Halow, Tito Puente, Willie Colon o Johnny Pacheco, lo que la consagra como la “guarachera de Cuba”, gran figura de la música salsa y tan personal y tan brillante al improvisar en sus actuaciones en directo como las grandes damas del jazz.
En los años siguientes actuó con numerosos músicos del movimiento Fania (nombre clave en la génesis de la salsa) y a partir de ese momento realizó numerosas giras con la orquesta latina Fania All Stars, con la que recorrió el mundo. Popularizó una enorme multitud de temas; es recordada muchas veces por “Bemba Colorá”, quizá el más significativo de todos. Grabó casi un centenar de discos: entre ellos, La Incomparable (1991), Azúcar Negra (1993), Irrepetible (1994), Siempre Viviré (2000) y La Negra Tiene Tumbao (2001), que ganó el Grammy Latino al mejor álbum de salsa, un galardón que Celia Cruz obtuvo en varias ocasiones.
Fuente: Enciclopedia Encarta 2.007