Nelson Rolihlahla Mandela




Nelson Rolihlahla Mandela (nacido Rolihlahla Dalibhunga Mandela)
Sudáfrica
Presidente de la República
Duración del mandato: 10 de Mayo de 1994 - 16 de Junio de 1999
Nacimiento: Mvezo, Umtata, provincia del Cabo Oriental , 18 de Julio de 1918
Defunción: Johannesburgo, provincia de Gauteng , 05 de Diciembre de 2013
Partido político: ANC
Profesión: Abogado
Crédito fotográfico: © Foto Agência Brasil/Ricardo Stuckert/PR
Resumen
No ha existido en la política de nuestro tiempo una figura más popular, admirada y universalmente respetada que el sudafricano Nelson Mandela, icono de la lucha contra el apartheid, al que derrotó, antiguo líder del Congreso Nacional Africano, primer presidente negro de su país y Premio Nobel de la Paz. 

Su liberación en 1990 tras 27 años de cautiverio dio inicio, trabajando estrechamente con el presidente reformista Frederik de Klerk, a una complicada pero finalmente exitosa transición desde la dictadura segregacionista blanca hasta la democracia multirracial, que alumbraron unas elecciones libres ganadas por el ANC, un Gobierno de unidad y una nueva Constitución. Pese al rencor acumulado tras tantos años de represión y a los estallidos de violencia que jalonaron el delicado proceso, Mandela, paradigma de integridad, nunca se cansó de instar a la paz civil y a la reconciliación de los sudafricanos. Su obsesión fue conseguir y preservar la unidad de la "nación arco iris".

Durante su mandato presidencial, entre 1994 y 1999, Mandela, con su extraordinario carisma, su rechazo a las medidas radicales y su elevado sentido de la responsabilidad, fijó los pilares políticos y económicos de la nueva Sudáfrica, y medió en los conflictos del continente, pero dejó sin resolver graves déficits sociales. Tras jubilarse de la política y pese a su avanzada edad, el mitificado dirigente, llamado Madiba por sus paisanos, continuó activo en una serie de causas humanitarias hasta que su paulatino apagamiento físico le apartó de la vida pública, aunque no de los pensamientos y los corazones de su agradecido pueblo. 

En junio de 2013, una grave infección respiratoria colocó a Mandela a las puertas de la muerte. Sumido desde entonces en un estado crítico, el 5 de diciembre de 2013 el histórico estadista falleció en su casa de Johannesburgo a la avanzada edad de 95 años. 
1.2. Nace el resistente al sistema de exclusión racial
En 1943, en el apogeo de la Segunda Guerra Mundial, en la que Sudáfrica combatía del lado del Reino Unido y los aliados bajo el liderazgo del mariscal y primer ministro Jan Smuts, Mandela se unió al Congreso Nacional Africano (ANC), organización abanderada del nacionalismo negro fundada en 1912 y cuyo liderazgo ostentaban en ese momento Alfred Bitini Xuma y James Calata. En el ANC Mandela trabó íntimo vínculo con Walter Sisulu, un paisano de Transkei que se ganaba la vida como agente inmobiliario. 

Fue Sisulu, treintañero seis años mayor, quien le introdujo en el bufete de abogados blancos de Johannesburgo, abriéndole las puertas de una profesión liberal a la que muy pocos negros conseguían acceder. Además, una prima de Sisulu, Evelyn NtokoMase, enfermera de 22 años, se convirtió en 1944 en la primera esposa de Mandela. Con ella iba a tener cuatro hijos: el primogénito, Madiba Thembekile, alias Thembi, alumbrado en 1945; Makaziwe, una niña que murió con nueves meses de vida en 1948; un segundo varón, Makgatho Lewanika, nacido en 1950; y otra niña, Pumla Makaziwe, nacida en 1954. 

Mandela, Sisulu, Tambo y otros jóvenes militantes, colocados bajo el liderazgo del intelectual Anton Lembede, trabajaron por la transformación del ANC, que hasta entonces había expresado sus reivindicaciones dentro de los cauces parlamentarios, en un movimiento de masas con un programa de exigencias más firmes al Gobierno del mariscal Smuts 

Smuts era un antiguo comandante bóer de estirpe afrikáner y un estadista muy respetado por sus méritos en las dos guerras mundiales y sus contribuciones a la creación de la Sociedad de Naciones y la Commonwealth. También era un gobernante moderado que poco a poco fue convenciéndose de la necesidad de abandonar las prácticas de segregación racial vigentes en Sudáfrica, en lo que encontró la férrea oposición del pujante Partido Nacional (NP), representante de la derecha afrikáner. En septiembre de 1944, aprovechando la relativa tolerancia política del Gobierno, Mandela y sus compañeros pusieron en marcha la Liga de la Juventud del Congreso Nacional Africano (ANCYL), de la que él fue elegido secretario nacional tres años después. 

En 1949, al año de producirse la victoria electoral del NP bajo la jefatura de Daniël François Malan y el inicio oficial por la minoría blanca afrikáner, con un entramado legal perfectamente establecido, del sistema de segregación racial o apartheid, el Comité Ejecutivo Nacional (NEC) del ANC, con James Moroka de presidente y Sisulu de secretario general, aceptó un Programa de Acción, conforme a las tesis de la ANCYL, que fue elaborado y supervisado en su aplicación por un subcomité de seis miembros entre los que figuraba Mandela. 

El Programa de Acción del ANC, inspirado en los métodos de lucha política civil de la minoría india (puestos en práctica entre 1893 y 1914 por el entonces joven abogado Mohandas Gandhi, figura por la que Mandela sentía viva admiración) y de lucha sindical de los mineros negros, contemplaba el llamamiento a la huelga general, la desobediencia civil, la no cooperación y otros instrumentos de resistencia no violenta. 

Asimismo, el Programa esgrimía un plantel de demandas políticas y sociales sobre la igualdad jurídica de los ciudadanos de color, la formación de un parlamento representativo basado en el principio democrático de un hombre, un voto, una redistribución más justa de la tierra y la remoción de las barreras a la educación de los jóvenes negros. Más allá de constituir una estrategia coyuntural, el Programa de Acción se integró en la doctrina de partido. Cada vez más prestigiado entre sus compañeros, en 1950 Mandela fue promocionado a miembro del NEC y en 1951 a presidente de la ANCYL. 

Al mismo tiempo, Mandela reconoció la necesidad de formar un frente multirracial, no exclusivamente negro, que incluyera a otros colectivos políticos de resistencia, como los comunistas, para oponerse al apartheid y la dictadura de la minoría blanca. Para impulsar esta empresa, Mandela y su círculo organizaron la Alianza del Congreso. En junio de 1952 el partido le encomendó la divulgación por todo el país de la denominadaCampaña de Desafío a las Leyes Injustas, vasta movilización de masas que Mandela condujo a pie de calle con la consigna de no provocar acciones violentas. 

Su intensa actividad agitadora y proselitista le acarreó a Mandela su primer encontronazo serio con la justicia pocas semanas después de poner marcha la Campaña de Desafío. Detenido en julio, fue procesado bajo la acusación de violar la Ley de Supresión del Comunismo, conducido a juicio y finalmente condenado en diciembre a una pena de nueve meses de prisión con trabajos forzados. 

La sentencia quedó en suspenso durante dos años a cambio de la prohibición de participar en actos públicos y ejercer cargos políticos, y de un confinamiento en Johannesburgo por espacio de seis meses. Estas proscripciones temporales iban a ser renovadas sucesivamente hasta 1958, obligando al reo a cumplir en la clandestinidad sus funciones de vicepresidente nacional del partido, y por tanto adjunto al nuevo máximo dirigente, Albert Lutuli, y de presidente de su sección en Transvaal, puestos a los que fue elevado precisamente en diciembre de 1952. 

Antes de terminar ese año, nada más recobrar la libertad, Mandela se reunió con Tambo, quien en 1955 iba a suceder a Sisulu en la Secretaría General del partido y tres años después a Mandela en la Vicepresidencia, y juntos consiguieron abrir en Johannesburgo un despacho de abogados, el primero del país regentado con licencia por juristas negros, labor que fue constantemente hostigada por las autoridades hasta el cierre del bufete en 1956. En los años siguientes, Mandela siguió participando en las campañas contra las leyes discriminatorias de la mayoría negra y prestando asistencia legal a activistas con problemas con la justicia. 

Su azarosa vida profesional y política pasó factura a su vida conyugal. En 1955 Mandela se separó de Ntoko, cuya filiación a los Testigos de Jehová le impedía implicarse en política, y dos años después el matrimonio terminó en divorcio. Evelyn Mase iba a fallecer en 2004 a la edad de 82 años. 

En junio de 1958 Mandela contrajo segundas nupcias con la trabajadora social Nomzamo Winifred Zanyiwe Madikizela, una xhosa 18 años más joven que él y oriunda de la costa norte del Cabo Oriental, quien a diferencia de la primera esposa sí estaba lista para involucrarse a fondo en el movimiento de liberación de su pueblo y apoyar la lucha de su marido, con todo lo que ello implicaba. La luego famosa y polémica Winnie Mandela, como pasó a ser conocida, dio al dirigente negro otras dos hijas, Zenani, en 1959, y Zindziswa (Zindzi), en 1960. 
(Texto actualizado hasta diciembre de 2013)

Entradas populares de este blog

Personajes del mundo Haakon : Nombre de varios reyes de Noruega

Erna Schneider Hoover