Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2016

EPAFRODITO

EPAFRODITO
 Pablo menciona a Epafrodito en su carta a los filipenses, que lo habían enviado para que sirviera al apóstol en Roma (Filipenses 2:25). Su dedicación al servicio de la iglesia cristiana se demuestra por la ansiedad que sentía por no poder servir ni a Pablo ni a la iglesia a que pertenecía, mientras estuvo gravemente enfermo en Roma. Tan pronto como Epafrodito se restableció, Pablo trazó planes para que regresara a Filipos y le encomendó a la carta dirigida a la iglesia de ese lugar. Los eruditos modernos concuerdan en que no hay que confundir a Epafrodito con Epafras, que estuvo relacionado con la iglesia de Colosas y se menciona en el libro de Colosenses.

Fuente: Mini biografías de grandes
personajes bíblicos
Por Donald E. Demaray

Cervantes en Valladolid - Segunda

Imagen

EPAFRAS. Pablo

EPAFRAS. Pablo lo llama cariñosamente "nuestro consiervo amado", y "fiel ministro de Cristo" (Colosenses 1:7); fundó la iglesia de Colosas, de la cual fue más tarde obispo. El alentador informe que dio a Pablo sobre la "fe en Cristo Jesús" de los colosenses y su "amor en el Espíritu" fortaleció al apóstol durante su primer encarcelamiento en Roma. El que Pablo lo llame "mi compañero de prisiones por Cristo Jesús" (Filemón 23) podría referirse a un verdadero encarcelamiento de Epafras (aunque la alusión pudiera ser a un cautiverio "espiritual" y no "físico"). El celo de Epafras lo llevó a evangelizar pueblos vecinos como Laodicea o Hierápolis (Colosenses 4:12-13). Al adherirse a Pablo en sus saludos a Filemón, demostró su constante preocupación por los miembros del Cuerpo de Cristo. Según la tradición, Epafras padeció el martirio en Colosas.

Fuente: Mini biografías de grandes
personajes bíblicos
Por Donald E. Demaray