Cervantes en Valladolid - Segunda

Resultado de imagen para Cervantes en Valladolid    Resultado de imagen para Cervantes en Valladolid

N T E S - Cervantes en Valladolid - Segunda
En 1601 la Corte de Felipe III se estableció en la ciudad del Pisuerga.
El 8 de febrero de 1603 Cervantes todavía se encontraba en Madrid pero en la primavera de aquel año, una vez concluida su novela El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha iniciaría los trámites para su publicación, recurriendo al librero alcalaíno Francisco de Robles, establecido en 1601 en la calle de La librería de Valladolid. Es posible que Cervantes le entregara su manuscrito
durante un viaje que el librero hizo a Madrid en junio de 1604 para que lo presentara al Consejo de Castilla y obtuviese privilegio de impresión, vendiéndole a Robles sus derechos.
A finales de agosto o principios de septiembre de 1604. El escritor se encuentra establecido en Valladolid con su familia, en el cuarto principal de una vivienda ubicada en el Rastro nuevo de
los Carneros, extramuros de la ciudad y muy próxima al cauce del río Esgueva. Durante esta segunda estancia Cervantes coincidió, entre otros, con los escritores Francisco de Quevedo, Luis de Góngora, Luis Vélez de Guevara y Tomás Gracián Dantisco, reencontrándose con sus amigos el doctor y escritor Pedro Sanz de Soria y Cristóbal Suárez de Figueroa. Todavía residía en Valladolid el 7 de noviembre de 1605 y no se sabe cuándo exactamente abandonó la ciudad. El 4 de marzo de 1606
los Reyes volvieron a Madrid y al poco se trasladó el resto de la Corte. Se supone que Cervantes se dirigió a Toledo, donde en 1606 escribe la Ilustre fregona, pero en el otoño de aquel mismo año la familia Cervantes ya vivía en Madrid.
En la noche del 27 de junio de 1605, cerca de la vivienda de Cervantes, D. Gaspar de Ezpeleta,
caballero de la Orden de Santiago, fue gravemente herido por un desconocido embozado, y murió dos días más tarde.
De las averiguaciones procesales que se siguieron se desprende que dicho caballero pidió auxilio y fue socorrido por los vecinos, entre ellos Miguel de Cervantes. Ante la confusión de los diferentes
testimonios tomados en el lugar de los hechos, el alcalde Villarroel detuvo a varios testigos, uno de
ellos el escritor. Una vez esclarecido el suceso, Cervantes fue puesto en libertad y continuó viviendo
en Valladolid. Aquí asistió a la aparición de la primera parte de su inmortal novela El Ingenioso
Hidalgo Don Quijote de la Mancha, compartiendo el éxito con sus amigos entre los que se encontraban el señor de Higares, D. Fernando de Toledo, el italiano Raxio, el portugués Simón Méndez y poetas como el doctor Pedro Sanz de Soria y Cristóbal Suárez de Figueroa.
La publicación de un extracto del proceso por Juan Antonio Pellicer, en su esmerada edición de El Quijote (1797), y su reproducción en 1819 por el historiador cervantista Martín Fernández Navarrete, suscitó la curiosidad por averiguar si todavía existía la casa donde había vivido Cervantes.
Aunque la documentación referente a ese suceso no fue entonces suficiente para fijar con seguridad la casa donde habitó el escritor, en 1862 el profesor D. José Santa María de Hita fue capaz de localizar la ubicación exacta de las estancias habitadas por Cervantes, que sería aceptada oficialmente por todas las instituciones culturales y políticas el 23 de junio de 1866.
Durante su estancia en Valladolid Miguel de Cervantes no cesó en su actividad literaria, escribiendo
varias de sus Novelas Ejemplares como El Casamiento engañoso, El Coloquio de los Perros o El
Licenciado Vidriera.
También se pueden encontrar en sus obras referencias a distintas circunstancias históricas acaecidas
en Valladolid, a parajes de la ciudad y también de sus alrededores.
Su novela El Casamiento engañoso comienza:
“Salía del Hospital de la Resurrección, que está en Valladolid, fuera de la Puerta del Campo, un
soldado que, por servirle su espada de báculo y por la flaqueza de sus piernas y marillez de su
rostro, mostraba bien claro que, aunque no era el tiempo muy caluroso, debía de haber sudado en
veinte días todo el humor que quizá granjeó en una hora. Iba haciendo pinitos y dando traspiés,
como convaleciente; y al entrar por la puerta de la ciudad, vio que hacia él venía un su amigo, a
quien no había visto en más de seis meses; el cual, santiguándose como si viera alguna mala visión,
llegándose a él, le dijo:
-¿Qué es esto, señor alférez Campuzano?....
En El Licenciado Vidriera (a finales del otoño de 1605) se puede leer:
“No pregunto eso, sino que cuál es mejor lugar: ¿Valladolid o Madrid?. Y respondió: De Madrid, los
estremos; de Valladolid, los medios. No lo entiendo repitió el que se lo preguntaba. Y dijo: De Madrid, cielo y suelo; de Valladolid, los entresuelos. Oyó Vidriera que dijo un hombre a otro que, así como había entrado en Valladolid, había caído su mujer muy enferma, porque la había probado la tierra....”
En su novela La gitanilla se integra el romance a la reina Margarita y en él se hace referencia a la iglesia parroquial de San Lorenzo:
“Si me dan cuatro cuartos, les cantaré un romance yo sola, liadísimo en estremo, que trata de cuando la Reina nuestra señora Margarita salió a misa de parida en Valladolid y fue a San Llorente; dígoles que es famoso, y compuesto por un poeta de los del número, como capitán del batallón....”
“Salió a misa de parida / la mayor reina de Europa, en el valor y en el nombre / rica y admirable
joya./ Como los ojos se lleva / se lleva las almas todas / de cuantos miran y admiran / su devoción
y su pompa/....”
Resulta también muy verosímil que en Valladolid redactara, a finales de 1604, el prólogo de su Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.
En otras obras suyas Cervantes menciona parajes de Valladolid como el Espolón (Coloquio de los
perros), los ríos Pisuerga (El Quijote, I, 18 y II, 44; La Galatea) y Esgueva (Viaje al Parnaso, VIII),
la fuente de Argales o el Caño Dorado.
Tampoco faltan alusiones a las localidades de Tordesillas (Persiles y Segismundo, IV y El Quijote,
II, 62 y 70), Alaejos (El licenciado Vidriera), Valdestillas (La ilustre fregona), y Medina del Campo
(El Quijote, II, 31 o Rinconete y Cortadillo).

Fuente: C E R VA N T E S - B i o g r a f í a
Museo de Cervantes, Ministerio de Cultura

Entradas populares de este blog

Personajes del mundo Haakon : Nombre de varios reyes de Noruega

Erna Schneider Hoover

Urbano : Nombre de varios papas: