Bach, Johann Christoph Friedrich



Bach, Johann Christoph Friedrich (Leipzig, 1732-Bückeburg, 1795)
Compositor alemán. Noveno hijo de J.S. Bach y Anna Magdalena. En 1750
entró al servicio del conde Guillermo de Schaumburg-Lippe, en
Bückeburg, y fue nombrado maestro de conciertos en  1758. Al
contrario que sus hermanos, fue un músico clásico conservador.
Fuente: Enciclopedia Multimedia


 

Bach, Wilhelm Friedemann (Weimar, 1710-Berlín, 1784) Músico alemán.
Primer hijo de J.S. Bach y de Maria Barbara. Su fama como intérprete
de clave y de órgano le llevó a Dresde, Halle, Brunswick y Berlín.
Compuso una ingente obra, con la que desarrolló su renovador concepto
de la sonata y del concierto para piano. Fue precursor del
romanticismo en su actitud, pues vivió como artista independiente y
vendió sus obras directamente a los editores.
Fuente: Enciclopedia Multimedia

Azorín, José Martínez Ruiz,



Azorín, José Martínez Ruiz, llamado (Monóvar, 1873-Madrid, 1967)
Escritor español. Formó parte de la generación del 98, de la que fue
cronista. Desplegó  una intensa actividad política, que le condujo
del anarquismo de sus inicios al nacionalismo de 1939, pasando por
los afanes reformistas del «grupo de los tres», que formó con Maeztu
y Baroja en 1901, por su trayectoria como diputado conservador (1907,
1914, 1916-1920) y por su apoyo a la dictadura de Primo de Rivera.
Durante los tres años de la guerra civil, residió en París, y al
término del conflicto regresó a España y se estableció en Madrid. Su
obra literaria desarrolla una meditación sobre la fugacidad y la
permanencia del tiempo, que enlaza con la contemplación lírica del
paisaje, en una prosa diáfana, opuesta a la retórica decimonónica. La
trilogía novelesca compuesta por La voluntad (1902), Antonio Azorín
(1903) y Las confesiones de un pequeño filósofo (1904) marca su
madurez literaria. Sus ensayos sobre paisajes y temas españoles, y
sobre textos de literatura castellana, en particular Castilla (1912)
y Clásicos y modernos (1913), son otra cima de su obra literaria. Con
Don Juan (1922) y Doña Inés (1925) reanudó su producción novelesca,
que continuaría con las «Nuevas Obras», intento de renovación
vanguardista: Félix Vargas (1928) y Superrealismo (1929). Por
entonces estrenó varias obras de teatro: Old Spain! (1926), Lo
invisible (1927), Cervantes o La casa encantada (1931). De su obra
posterior cabe destacar los libros de memorias Madrid y Valencia
(1941) y Memorias inmemoriales (1946), las novelas El escritor
(1941), María Fontán (1943) y La isla sin aurora (1944), y sus
ensayos sobre temas literarios Los clásicos redivivos. Los clásicos
futuros (1945), Ante las candilejas (1947) y España clara (1966). En
el año 1924 ingresó como miembro de número en la Real Academia
Española.
Fuente: Enciclopedia Multimedia