Nelson Mandela - Los ingresos hospitalarios y caída en un estado crítico




6.2. Los ingresos hospitalarios y caída en un estado crítico
La salud de Mandela se resintió considerablemente a partir de 2011. Entre el 26 y el 28 de enero el ex presidente fue tratado de una infección respiratoria aguda con diagnóstico de neumonía en el Milpark Hospital de Johannesburgo. Una vez dado de alta, el convaleciente recibió la parte final de su tratamiento en su casa de Houghton. En adelante, Mandela tuvo a mano un equipo médico que le vigilaba las 24 horas. 

En Houghton fue visitado por la primera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, y sus hijas el 21 de junio. Semanas después fue trasladado a Qunu, donde sus biznietos soplaron por él las velas de su 93 cumpleaños. Esta vez no pudo verse al patriarca en vivo, pero la familia distribuyó una foto en la que se le veía sentado y sonriente rodeado de parte de su extensa parentela. 

Aquel 18 de julio, más de 12 millones de escolares sudafricanos cantaron el tradicionalHappy birthday al veterano líder de la lucha contra el apartheid. En Washington, 
Barack Obama hizo una declaración en la que ensalzó a Mandela como "un faro para la comunidad global". 

A lo largo de 2012 el estado de Mandela fue haciéndose más y más frágil. El 25 de febrero el ex presidente volvió a ingresar en un hospital de Johannesburgo aquejado de un fuerte dolor abdominal asociado a una hernia. Sometido a una laparoscopia, los facultativos decidieron mandarle de vuelta a casa al comprobar que no se trataba de "ningún problema serio". A finales de mayo, cumpliendo su expreso deseo, Mandela fue mudado de nuevo a la casa de Qunu, donde habían terminado unas obras de remodelación. 

A principios de julio se anuncio que la primogénita de Mandela, Zenani, había sido nombrada embajadora de Sudáfrica en Argentina. La principal personalidad política de la progenie era el nieto Mandla, hijo de Makgatho y de su esposa Ann Moseshla. Mandla Mandela, nacido en 1974 y en los últimos tiempos protagonista frecuente de los ecos de sociedad por su turbulenta vida conyugal, había heredado de sus mayores la jefatura del Consejo Tradicional Mvezo por decisión del clan tribal Madiba. Desde 2009 era además diputado nacional del ANC. 

El Día Internacional Nelson Mandela de 2012 registró los homenajes y eventos acostumbrados. En la víspera, Bill Clinton visitó al ilustre habitante de Qunu, al que pudo verse con gesto expresivo y rodeado de los suyos en una foto tomada en el curso del ágape familiar. En un mensaje particularmente ditirámbico, Obama, otro primer presidente negro de un país, dijo de Mandela que "su vida extraordinaria y su compromiso indeclinable con los principios de la democracia y la reconciliación continúan siendo un faro para personas de todo origen y condición que luchan por la dignidad, la justicia y la libertad". 

"Su historia personal", proseguía Obama, "es la de una voluntad inquebrantable, una integridad firme y una humildad permanente (…) Ha cambiado el curso de la historia, ha transformado su país, el continente y el mundo". El secretario general de la ONU,
Ban Ki Moon dirigió su propio mensaje de salutación y reconocimiento. 

Unas semanas más tarde, en agosto, la secretaria de Estado de Estados Unidos, 
Hillary Clinton, fue la enésima personalidad internacional que peregrinaba a Qunu. Del encuentro se facilitaron unas fotos mostrando al anfitrión sentado y rígido, pero todavía sonriente. Según la prensa sudafricana, las capacidades físicas e intelectuales del ex presidente, que estaba perdiendo la memoria, lo que podía ser señal de una incipiente demencia senil o de la enfermedad de Alzheimer, iban menguando poco a poco. 

Llegado diciembre, Mandela, quien al parecer ya no podía dar dos pasos, tuvo otra recaída. El día 8 fue hospitalizado en Pretoria con problemas respiratorios. El presidente Zuma le visitó en el Hospital Militar de la capital e intentó rebajar la inquietud generada, asegurando que no había "causa de alarma". 

Aunque primero se dijo que el paciente había ingresado para someterse a unos "análisis rutinarios", el caso fue que le diagnosticaron una infección pulmonar que sin duda era una recaída de la neumonía atajada en 2011. El 15 de diciembre, con la infección pulmonar aparentemente controlada, los médicos practicaron una endoscopia a Mandela para retirarle unos cálculos biliares. 

En estos días de confusión, el Gobierno fue acusado por sectores de la prensa de ocultar información y de manipular a la opinión pública sobre el estado de salud de Mandela, incluso de mentir sobre su hospitalización en el centro clínico militar de Pretoria. 

Como apuntó el periodista John Carlin, el ANC, nuevamente sacudido por las luchas por el poder, vivía una etapa de efervescencia con motivo de su 53ª Conferencia Nacional, a celebrar en Bloemfontein del 16 al 20 de diciembre, lo que favorecía el ambiente de intrigas. 

En este congreso, Zuma derrotó cómodamente a su retador interno, 
Kgalema Motlanthe, vicepresidente del partido desde 2007, presidente de la República por unos meses en 2008-2009 (entre la dimisión de Mbeki y la elección de Zuma) y a continuación vicepresidente de la misma. Al ganar la reelección como presidente ejecutivo del partido, Zuma se aseguraba su nominación para la investidura presidencial por la Asamblea Nacional que saliera de las elecciones de 2014, que salvo sorpresa descomunal iban a ser ganadas por quinta vez consecutiva por el ANC. 

Junto con Zuma, cuyo Gobierno no estaba haciendo gran cosa para combatir la corrupción generalizada, reducir el masivo desempleo y mejorar la deplorable situación educativa del país, ganó su particular envite Cyril Ramaphosa, el multimillonario patrón de varios emporios empresariales envuelto en todo tipo de escándalos relacionados con la corrupción, quien sustituyó a Motlanthe como número dos. Zuma y Ramaphosa se habían asegurado el terreno previamente forzando la expulsión de Julius Malema, el polémico y ya ex líder de la ANCYL, vocero del ala izquierda del partido con un discurso político muy radical, que recordaba al viejo extremismo negro. 

Estas eran las circunstancias que rodeaban al ya centenario ANC mientras el más famoso de sus líderes luchaba, en su avanzada ancianidad, para salir adelante. El 26 de diciembre, tras 18 días de hospitalización, Mandela pudo volver a su casa de Qunu. El 6 de enero de 2013 un portavoz oficial comunicó que su recuperación marchaba bien.
(Epígrafe en elaboración) 


6.3. Fallecimiento en diciembre de 2013

(Epígrafe en preparación) 

Entradas populares de este blog

Personajes del mundo Haakon : Nombre de varios reyes de Noruega

Erna Schneider Hoover

Steve Jobs. La biografía LA CAJA AZUL